¿Quieres ser Jedi? Acompáñanos en busca de la sabiduría ancestral

Jedi Fallen Order

No existe emoción, sólo existe paz.

No existe ignorancia, sólo existe conocimiento.

No existe pasión, sólo existe serenidad.

No existe caos, sólo existe armonía.

No existe muerte, sólo existe la Fuerza.

 

Código Jedi

El Código Jedi es de sobra conocido para toda aquella persona que ya se haya instruido brevemente en los caminos de esta saga. La Fuerza es un elemento que impregna todas y cada una de las películas así como los diferentes productos culturales que se derivan de ellas. Esta esencia es realmente el motor de la historia en su vertiente más profunda y espiritual. 

George Lucas creó todo un universo que nos ha permitido, en última instancia, preguntarnos sobre algunas de las cuestiones más importantes y trascendentales de la existencia. En una entrevista, el propio Lucas recordaba que la creación de la Fuerza era una metáfora con la que trató de explicarse algunas de las cuestiones más importantes: 

Star Wars Trooper Emotions - Camiseta para Hombre, Color Blanc, Talla L/L
  • Oficialmente licencia Star Wars Camiseta
  • Gran estampado frontal con diferentes expresiones faciales...
  • Corte recto

«“¿Qué es Dios?”. Más aún, “¿Qué es la realidad? ¿Qué es esto?”. Es como si llegaras a un punto en que de repente dices: “Un momento. ¿Qué es el mundo? ¿Qué somos nosotros? ¿Qué soy yo? ¿Cómo funciono y qué está pasando aquí?”». Recordaba Lucas en una entrevista realizada. 

A George el fascinaban los rituales que desde muy niño pudo observar en su educación religiosa. Cuenta que se quedaba embelesado observando los rituales de los fieles de la iglesia luterana de Till en los que, como si de una obra de teatro se tratase, se trataban cuestiones esenciales. El mismo Lucas finalmente acabaría definiéndose religiosamente a sí mismo como una mezcla de metodismo y budismo. 

Más tarde admitiría que cuando, siendo muy joven, vio un cortometraje titulado 21-87, las luces se le encendieron. Se trataba de un breve documental de diez minutos en el que se intercalaban imágenes rutinarias de los habitantes de Nueva York con otras imágenes extrañas y discordantes. En un momento del corto aparece una discusión existencial entre Warren S. McCulloch, un gran pionero de la inteligencia artificial en ese momento, y Roman Kroitor, un cámara. En este breve debate McCulloch indica que los seres humanos somos solo máquinas muy complejas, a lo que Kroitor responde que no puede ser tan sencillo, ya que los seres humanos «toman conciencia de algún tipo de fuerza. […] detrás de esta máscara aparente que vemos delante de nosotros, y lo llaman Dios».

Cartel del cortometraje «21-87».

El efecto que produjo en Lucas fue muy potente. El famoso maestro del montaje y amigo de George, Walter Murch, comentó: 

«Cuando George vio 21-87, fue como si se encendiera una bombilla —explicó Walter Murch—. Una de las cosas que claramente queríamos hacer. […] era una película donde el sonido y las imágenes flotaran libremente».

Lucas comentaría años más tarde que, aunque la Fuerza estaba basada en su idea de lo que eran las fuerzas vitales que movían el mundo, también eran un homenaje a ese cortometraje. 

Ahora vamos al quid de la cuestión, ¿cómo puedes aprender los caminos de la Fuerza en la vida real? Después de todo, ¿no se trata solo de una obra popular de ficción?, y aún podríamos añadir, ¿para qué quiero yo saber esto? A mí ponme un bol de palomitas y una película entretenida con disparos, sables lasers y aventuras.

LOS CAMINOS DE LA SABIDURÍA

Los libros Jedi fundacionales, encontrados en el primer templo.

El ser humano anhela encontrar la felicidad pero muchas veces ignora que solo se puede encontrar a través de la sabiduría. ¿Y qué es la sabiduría? Se trata de lograr una comprensión profunda de la vida aceptando que no podemos controlarlo todo y que cualquier cosa tiene un límite. Buscando, en definitiva, la verdad.

La sabiduría te permitirá además amplificar tus sentidos, siendo consciente de elementos y cuestiones que antes dabas por hecho, pudiendo así ampliar tus experiencias.

Si bien observar Star Wars desde la óptica de una película de aventuras sin más pretensión es lícito, también lo es tratar de ir más allá. Los que nos conocéis, ya sabéis que aquí somos amantes de profundizar en este universo para tratar de conocer las raíces universales que han convertido a la saga en lo que es hoy en día. Star Wars se ha convertido, por méritos propios, en un mito moderno porque ha sido capaz de aunar en una narración todo aquello que hace latir el corazón de un ser humano. Aventuras, emociones, amor, traiciones, amistades, peligros… pero también filosofía, ideología, mitología, cultura, religión. En definitiva, sabiduría. Star Wars puede ser leída desde el prisma que uno desee y eso es, entre otras cosas, lo que la hace tan especial. 

Si te interesa el mundo de la Fuerza, y quieres averiguar qué puede haber de cierto en ello, sigue leyendo. Ya hemos indagado en algunas cuestiones importantes que Lucas experimentó y sincretizó para llegar a su conclusión de la Fuerza. Como sabemos, esta energía que rodea a esta galaxia muy, muy lejana está basada en una serie de preceptos reales que tú, querido lector/a puedes aprender por tu cuenta. 

El primer paso y más importante es tener curiosidad por el mundo que te rodea y no solo, como diría el viejo maestro Yoda, por lo material. A partir de aquí solo tienes que acceder a una serie de pensamientos y filosofías que se encuentran en multitud de obras. Vamos a tratar aquí de explorar esa curiosidad e iniciarte en aquellos básicos e importantes que puedes encontrar fácilmente en cualquier librería o biblioteca. 

EL ESTOICISMO JEDI

Si eres un asiduo a las redes, habrás notado que últimamente la palabra “estoicismo” está muy de moda. Se nos insta a seguir este antiguo pensamiento en cuestiones deportivas, personales e incluso alimenticias pero, ¿qué es realmente el estoicismo? 

Esta filosofía o modo de ver la vida se fraguó en la Grecia clásica, concretamente en la época helenística (entre Alejandro Magno y el Imperio Romano) y su precepto más básico consiste en “librarse de la inquietud del alma”. Seguramente ya tengas en mente varias reminiscencias de esta frase en las películas, especialmente en la trilogía de precuelas. En el fondo, no deja de ser la lucha de Anakin Skywalker durante todo su periplo. 

El fundador de esta idea es Zenón de Citio, un filósofo que montó su propia escuela allá por el 300 antes de nuestra Era. El estoicismo es un modo de vida que consiste en alcanzar la apatía (del griego apátheia ‘falta de sentimiento’) para evitar que no nos dominen las pasiones. Ahora vamos a lo práctico, ¿en qué consiste realmente este modelo de vida? 

La mayoría de personas solo sueñan con tener más dinero, una vida lo más cómoda posible y tener toda la comida que deseen. En definitiva, tenemos muchos deseos y cuántos más cumplimos, más deseos anhelamos. Un estoico te diría que no debemos dejar que esas pasiones y, en concreto, el deseo nos dominen porque será eso lo que domine nuestra vida. Si solo queremos el último móvil del mercado, nuestra felicidad dependerá exclusivamente de conseguir o no un objeto material que nos dejará vacíos al poco tiempo de tenerlo, por eso siempre querremos más. 


Todo esto está muy bien pero, ¿cómo evitamos el deseo? Los estoicos tenían una herramienta que, según Aristóteles, era nuestra característica esencial como humanos: la razón. Solo a través del uso de la razón y de un modo de vida ascético, podremos alcanzar realmente la armonía con la naturaleza. 

Si conseguimos librarnos del deseo y priorizar la razón, conseguiremos realmente la felicidad en nuestra vida. Esto es solo el principio, pero lo interesante de esta filosofía es que es eminentemente práctica, lo que quiere decir que puedes ponerla en práctica ya. ¿Cómo? Puedes empezar por un libro muy, muy cortito de otro estoico llamado Epícteto cuyo título es Enquiridion o Manual de vida. Cómo ves, el título es bastante específico. También puedes optar por Meditaciones de Marco Aurelio. Ambos libros te dirán que prácticas puedes llevar a cabo hoy mismo para comenzar tus andaduras en este camino. 

Si vuelves a repasar las películas desde esta perspectiva, comprobarás como varios de los personajes de la Orden Jedi utilizan directamente preceptos de esta filosofía. Desde Yoda instando a Anakin y Luke a separarse de sus deseos (salvar a sus seres queridos) a Qui-Gon Jinn afirmando que “tu enfoque determina tu realidad”. 

EL DOLOR ES INEVITABLE, PERO EL SUFRIMIENTO ES OPCIONAL

La otra gran filosofía que impregna la saga es, sin duda, el budismo. Este camino, que posteriormente se convertiría incluso en una religión, es otro modelo de vida práctico que podemos seguir para indagar en el camino Jedi. 

Arte conceptual de Episodio VIII en el que podemos ver a Rey iniciándose en la práctica esencial del budismo: la meditación.

Qué Lucas se interesó por el budismo lo sabemos por las múltiples entrevistas realizadas. Es precisamente en esa época, los 60-80, cuando diferentes ramas del budismo empezaron a darse a conocer por todo el territorio americano. Posteriormente, llegarían también al continente Europeo, convirtiéndose en una palabra conocida por todo el mundo. No obstante se trata hoy en día de la cuarta religión con más adeptos en el mundo. En resumidas cuentas, el aspecto más importante que caracteriza a este camino es la creencia en la reencarnación y en lograr el nirvana (la iluminación) a través de la quietud mental, la contemplación de todo aquello que nos rodea, la austeridad (si no tenemos nada, nada nos poseerá) y una fuerte disciplina. 

Esta filosofía dispone de múltiples escuelas y caminos, así como doctrinas y pensamientos. Puesto que en este artículo solo nos interesa, por ahora, iniciarnos en los caminos de la sabiduría, vamos a centrarnos en los principios más fundamentales y básicos de estas enseñanzas. 

El fundador de esta filosofía fue Buda Gautama, un príncipe que, tras ver el sufrimiento de su pueblo, decidió iniciarse en el camino de la búsqueda de la sabiduría y paz interior a través del ascetismo. Tras múltiples años de viaje y experiencias, llegó a la conclusión de que el problema era el sufrimiento y nuestra visión de él, así que se dedicó en cuerpo y alma a averiguar cómo eliminar este. Cuando finalmente logró su despertar interior, estableció las bases mediante la que cualquier persona puede lograr acabar definitivamente con el sufrimiento. Estas bases se denominaron como “Las Cuatro Nobles Verdades” y consisten en lo siguiente: 

  1. Sé consciente de que el sufrimiento existe. En palabras de Buda: “El nacimiento es sufrimiento, la vejez es sufrimiento, la enfermedad es sufrimiento, la muerte es sufrimiento, asociarse con lo indeseable es sufrimiento, separarse de lo deseable es sufrimiento, no obtener lo que se desea es sufrimiento. En breve, los cinco agregados de la adherencia son sufrimiento”. 
  2. Sé consciente del origen del sufrimiento: “la noble verdad sobre el origen del sufrimiento es el deseo y los cinco venenos (Apego, Odio, Ignorancia, Ego, Celos), son los que producen nuevos renacimientos”.
  3. Sé consciente de que es posible eliminar el sufrimiento: “esta cesación es posible eliminando nuestro deseo, librándose del deseo-apego, abandonarlo para siempre, no dándole acogida en nosotros”. 
  4. Sé consciente de que existe un camino seguro para eliminarlo: “simplemente este Óctuple Noble Sendero: es decir, Recto Entendimiento, Recto Pensamiento, Recto Lenguaje, Recta Acción, Recta Vida, Recto Esfuerzo, Recta Atención y Recta Concentración”. 

¿Te suena verdad? Prácticamente son los mismos preceptos de la Orden Jedi. Luego, aquí no hablamos solo de ficción, en Star Wars hay algo más para toda aquella persona dispuesta a mirar. En definitiva Buda nos insta a reconocer que la vida es sufrimiento y que este está causado por el deseo. Sin embargo, podemos luchar contra ello y superarlo a través del Óctuple Noble Sendero y para ello el primer acto que debemos de hacer es meditar. Meditar nuestros actos, meditar nuestro cuerpo y meditar nuestro espíritu. Si quieres poner en práctica esto, ya mismo, solo tienes que poner en práctica el ejercicio de la meditación tal como podemos ver a prácticamente todos los Jedi en un momento u otro de la saga. Solo céntrate en estar aquí y ahora y en ser consciente de tus sensaciones externas y de tus emociones internas. No las elimines ni las obvies. Solo obsérvalas, acéptalas y déjalas estar. 

“Toda enseñanza es como una balsa: hecha para hacer una travesía, pero a la que no hay que atarse”.

Si quieres iniciarte en este camino de una manera más profunda, te recomiendo encarecidamente comenzar por leer los múltiples libros con cuentos budistas. A través de estas breves narraciones, podrás entender rápidamente esta doctrina y ponerla en práctica en tu mente y en tu cuerpo. 

En cuanto a obras, hay múltiples obras y escuelas al respecto, pero personalmente te recomiendo optar por los más sencillos y los recopilatorios de cuentos. En concreto puedes empezar con “El tesoro del Zen” (2002), de Taisen Deshimaru y, en especial, el breve “101 cuentos zen” (2014) de Nyogen Senzaki y Paul Reps. Comprobarás como cualquiera de los cuentos o aforismos que ahí aparecen, podrían haber sido dichos por el mismo Yoda. 

En particular, hay una escena que representa el budismo en la saga como ninguna otra: 

EL GRAN CAMINO

“Todos los vicios humanos se deben a la falta de conocimiento. Es el conocimiento lo que mostrará a las personas que, por su propio bien, es mejor ser sencillo y bondadoso, moderar los deseos terrenales y liberarse de las pasiones perniciosas”.

El taoísmo es literalmente un camino para seguir en la vida, muy en consonancia con las anteriores filosofías que hemos visto. Si nos vamos a su esencia, el tao es la búsqueda de la esencia del ser humano y el universo y cómo ambos son solo una parte más del orden natural del todo. 

El tao está conformado por todo un corpus de libros, ya que forma parte de la filosofía y mentalidad china desde tiempos ancestrales. El fundador y primer maestro de este modelo de vida fue Lao-Tsé, uno de los personajes más importantes de todos los tiempos. Lao-Tsé vivió en los siglos VI y V antes de nuestra era y trató de entender cómo podíamos vivir de acuerdo a nuestra naturaleza y lograr una perfecta armonía con el universo. Solo de este modo alcanzaremos realmente la serenidad de nuestra alma. ¿Os suena verdad? Volvamos al código Jedi: No existe caos, sólo existe armonía. Según Lao-Tsé, debíamos de aprender a abandonar nuestro propio camino para seguir “el gran camino”. 

Como todas las filosofías realmente importantes, es universal y ha superado el paso del tiempo hasta llegar a nuestros días prácticamente intactas. Vamos a tratar de establecer algunas bases importantes para que podáis entender mejor esta forma de ver la vida: 

  • En primer lugar, lo más importante es entender que el Tao es la ley eterna que lo agrupa todo, desde la vida y la muerte a lo concreto y abstracto. 
  • Otro aspecto importante que hemos de tener en cuenta es que todo tiene una causa y un efecto y, por tanto, todo entra dentro de esta dinámica. Esto quiere decir que nuestra realidad está en constante cambio y que solo podremos seguir adelante aceptando dicho cambio. 
  • El aspecto más famoso es, sin duda, el yin y el yang. Esto, representado por el famoso símbolo del Taijitu, nos cuenta que todo está conformado por la dualidad de tal modo que cualquier cosa o aspecto tiene su contrario. El agua y el fuego, lo femenino y masculino, la serenidad y la rabia, los Jedi y los Sith. Una es causa y efecto de la contraria y la realidad debe de estar sujeta irremediablemente a ambos pilares.
  • El libro más importante es el Tao Te Ching, en la que Lao-Tsé explica cómo funciona esta ley y de qué manera podemos aplicarla en nuestra vida. 
  • Los valores del Tao son muy claros, algunos de ellos son: la piedad, la magnanimidad, la abnegación, la honestidad, la introspección, la inactividad y la enseñanza. Por supuesto, también tienen sus contrapuestos que son precisamente los que hemos de evitar: la violencia, la codicia, los prejuicios, etc. 
  • Un aspecto que puede que os recuerde al estoicismo es el importante principio de no-acción. Esto quiere decir que debemos de aceptar lo que ocurre no tratar de dominarlo. Si intentamos dominarlo, estaremos perdidos. Los Jedi no tratan de dominar la Fuerza, tratan de fluir conforme a ella. Los Sith, por otro lado, tratan de utilizar la Fuerza a su favor, controlándola para lograr sus deseos. 
  • Todo ser humano debe de vivir en plena libertad y sin ningún tipo de ataduras. Si sentimos que estamos haciendo algo que no es conforme a nuestra naturaleza o nos hace sentir mal, es muy probable que estemos andando el camino equivocado. Del mismo modo, no debemos de rendir cuentas a nadie, solo al Tao.
El taoísmo representado en una imagen. Si os fijáis, es el símbolo del Taijitu en pleno movimiento.

El Tao que puede expresarse

no es el Tao permanente.

El nombre que puede nombrarse

no es el nombre permanente.

El no-ser es principio del Cielo y de la Tierra;

el ser, de los infinitos seres es madre.

Por eso con el permanente no-ser

se contempla la esencia escondida (del Tao);

con el permanente ser

se contemplan meros indicios del Tao.

Estos dos (no-ser y ser) tienen el mismo origen

aunque diferentes nombres;

tanto al uno como al otro puedes llamarlos misterio.

Misterio de los misterios

llave de toda mudanza.

Lao Tse, Tao Te Ching

En definitiva, debemos de fluir con el mundo y no forzarlo a nuestros deseos. No vas a encontrar la felicidad si la persigues. El Taoísmo nos insta a volver a la casilla de inicio y volver a replantearnos nuestra existencia y nuestros deseos. Solo sin desear podremos encontrarnos a nosotros mismos y a la felicidad. Solo vaciándonos, cumpliremos nuestros deseos. No se trata de eliminarlos, sino de controlarlos. Controlar nuestra mente en lugar de que ella nos controle. 

“Respira. Solo respira. Busca a tu alrededor. ¿Qué ves?”- Luke Skywalker

Y aquí tenemos básicamente el pilar fundamental de la saga hasta hoy en día: la dualidad entre la luz y la oscuridad. Curiosamente ha sido Los Últimos Jedi la película que más se ha centrado en este aspecto. En una escena maravillosa, Luke le muestra realmente a Rey qué es la Fuerza:

Luke : Respira. Sólo respira. Extiende tus sentimientos. ¿Qué ves?

Rey : La isla. Vida. Muerte y decadencia, que alimenta nueva vida. Calor. Frío. Paz. Violencia.

Luke : ¿Y entre todo esto?

Rey : Equilibrio. Una energía. Una fuerza.

Luke : ¿Y dentro de ti?

Rey : Dentro de mí… esa misma Fuerza.

Luke : Y esta es la lección. Esa fuerza no pertenece a los Jedi. Decir que si los Jedi mueren, la luz muere, es vanidad. ¿Puedes sentir eso?

Rey : Hay algo más… debajo de la isla. Un lugar. Un lugar oscuro

Luke : Equilibrio. Potente luz, poderosa oscuridad.

Y es que el mensaje más importante de la película es que uno no puede vivir sin el otro. Del mismo modo, cuánto más fuerte sea Rey, más lo será Kylo y al contrario. Son el Yin y el Yang de esta generación y toda la película basa su premisa en eso. 

El símbolo del Yin y Yang que representa la dualidad.

 

El símbolo que aparece en el primer templo Jedi de Ahch-To, en que Luke le enseña las primeras lecciones a Rey.
Rey y Kylo. El Yin y el Yang de la Fuerza. Destinados a estar entrelazados con Luke en el centro, representando el equilibrio y vínculo entre ambos.

Como en anteriores ocasiones, si quieres saber más, solo tienes que acceder a los libros originales. Personalmente, te recomiendo la traducción realizada por Iñaki Preciado Idoeta en la editorial Trotta. Es uno de los mayores expertos en taoísmo y tiene una vida que merece la pena reseñar. Si quieres un libro más ligero, puedes probar con su obra La ruta del silencio, en la que hace un breve resumen personal de esta filosofía. Si aún así te da mucho respeto entrar en el taoísmo a través de estas obras, puedes iniciarte con El libro del Tao, de Lao-Tsé, en versión manga (editorial: la otra h). Sea de la manera en la que sea, en todas estas ediciones encontrarás algunos de los conocimientos más antiguos de la humanidad y la verdad que se esconde tras el Código Jedi. Seguirás así el camino de la sabiduría: 

«Verso 15 del Tao Te Ching

Los antiguos maestros del Tao eran profundos en su sencillez,

sabios por su unidad con el Todo, y de ellos sólo podemos definir su apariencia.

Serenamente cautelosos y alerta, como quien atraviesa un arroyo helado,

prudentes, discretos y corteses como un invitado con los vecinos,

fluían, como el hielo al derretirse;

Sencillos y flexibles, como una madera sin esculpir,

amplios como los valles, pero opacos como el agua turbia.

¿Quién puede aguardar con paciencia,

a que desaparezca el barro y quede el agua transparente?

¿Quién puede mantenerse constante en el empeño,

pero inmóvil hasta que se haga la calma?

El Hombre Sabio no desea estar lleno. Al estar vacío puede mantenerse presente, no precipitarse y alcanzar la plenitud de cada instante.”

LUKE SKYWALKER: EL VERDADERO EQUILIBRIO

Si bien hemos hablado de todos los grandes maestros reales, personalmente pienso que todos ellos están representados en el periplo realizado por Luke Skywalker a lo largo de la saga. Éste es el personaje más importante y su evolución es la que ha marcado nuestra evolución. En palabras de Fernando Ángel Moreno, doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, Luke Skywalker realmente alcanza su cenit personal al final del Episodio VI y posteriormente en Episodio VIII justo cuando rompe con el bien y el mal renunciando en primera instancia al sable, cuando es consciente de que su rabia casi le convierte en lo mismo que su padre, y posteriormente, cuando renuncia a su propia vida tal y como hizo Obi-Wan antes que él, por un bien mayor: “esta insistencia en abandonar la vanidad y la soberbia se encuentra más cerca del budismo y de filosofías de replanteamiento del Yo, como el estoicismo, que toda la parafernalia Jedi que hemos visto a lo larga de la saga”. 

De este modo, Luke supera el bien y el mal, a los amigos y enemigos. Entiende que la dicotomía Jedi-Sith no es sostenible, que no puede traer equilibrio a la Fuerza. Renuncia. 

Luke Skywalker finalmente lo comprende y hace lo que debe de hacer. Se vacía y renuncia.
Y por esa misma razón le vemos renunciar en Episodio VIII. Luke, pese a su lucha interna, es plenamente consciente de que esa es la única manera de lograr el equilibrio.

Y lo más interesante y humano de Luke Skywalker es que finalmente se da cuenta de que está equivocado y de que todo lo que ha dicho está mal. En el famoso encuentro con Yoda en Episodio VIII finalmente acepta que lo importante no es el pasado Jedi ni sus escrituras, ni la lucha entre la luz y la oscuridad, ya que es inevitable. Lo realmente importante es hacer lo correcto y enseñar nuestras experiencias, las buenas y las malas, a las próximas generaciones. Renunciar definitivamente al “yo” e ir más allá, como finalmente hace en su encuentro final con Kylo Ren. 

Ser un Jedi se constituye en una filosofía, no en una religión o una institución como en la trilogía de precuelas. Ese fue su mayor orgullo y su mayor error. Ya no hay un mesías, un elegido que traerá el equilibrio. Será Rey quién construya el nuevo concepto de Jedi como bien entiende Yoda: “Luke, nosotros somos lo que ellos superan. Esa es la auténtica carga de todos los maestros”. 

Si quieres aprender más sobre el periplo de Luke, personalmente te recomiendo el libro que más me ha gustado del canon actual: Las Leyendas de Luke Skywalker (Ken Liu). Es un libro sencillo pero resulta un compendio estupendo para analizar al personaje como mito, como aprendizaje y como camino.

 

EN RESUMEN, ¿QUIERES SER UN JEDI?

Empieza por entender realmente el origen de estas filosofías. 

Usa la razón, pero tampoco olvides tus emociones. 

Lee los libros y autores recomendados.

Jugar es una gran manera de aprender, por lo tanto te recomiendo poner en práctica el Código Jedi en algunos de mis videojuegos favoritos de la saga: Jedi Fallen OrderKnights of the Old Republic (I y II) y la saga Jedi Knight en general.

Ponla en práctica y logra lo que los filósofos griegos denominaban como la ataraxia (la tranquilidad del alma). 


Como ves, tras el Código Jedi se esconde un auténtico pozo de sabiduría y todo un sincretismo de las principales filosofías de la humanidad. 

No hemos de de ningunear esas palabras porque se trate de una ficción. Recuerda, la realidad siempre supera a la ficción.

Si os ha gustado y os interesa, otro día podemos tratar la filosofía Sith, su código y sus relaciones con la realidad. Háznoslo saber en los comentarios y que la Fuerza te acompañe siempre. 


2 Comments

  1. Muy interesante todo el post. Sabía que la filosofía Jedi se basaba en religiones existentes pero no sabía que lo hacía en tantas. Con muchas ganas de que publiqueis también la filosofía Sith!!

  2. Genial artículo! Como siempre estáis a la altura, y no solo con el podcast que con tanto amor hacéis. Espero os animéis y hagáis uno sobre filosofía Sith

Desde este Blog se han detectado transmisiones de Real Fans de Star Wars. Recuerda ser respetuoso y no escribir spoilers. Que la Fuerza te Acompañe.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.