55 curiosidades que probablemente no conocías sobre ‘El Imperio Contraataca’

Con motivo del 40 Aniversario de El Imperio Contraataca, hemos querido hacer un repaso de algunos de los aspectos más importantes del origen, rodaje y producción de esta película. Como ya hicimos con George Lucas, vamos a tratar de indagar en una serie de curiosidades, desde una perspectiva cronológica, para que puedas conocer los entresijos más interesantes de la película considerada como la mejor de la saga.

En opinión del que aquí escribe, se trata de una película insuperable dentro del canon cinematográfico, máxime teniendo en cuenta que venía de ser la secuela de una película que sobrepasó todo lo imaginable en aquel momento. Sin lugar a dudas, amplió muchísimo todo su universo, personajes, relaciones y filosofía, convirtiendo a Star Wars en una aventura universal. Por si fuera poco, se atrevió a tomar un camino más oscuro y trágico que llevo a la saga a una madurez inusitada teniendo en cuenta la anterior película. En definitiva, un auténtico ejemplo de cómo hacer una secuela, sin perder la esencia pero ampliando a horizontes atrevidos e inexplorados.

Paladone Millennium Falcon Posable Star Wars Novedad Luz de escritorio | Regalo para todas las...
  • Que la fuerza: únete a han solo y chewbacca a bordo del...
  • Regalo perfecto: diseñado como el icónico halcón del...
  • Artículo de coleccionista: el halcón milenario se ha...

Y ahora, si os parece, vamos al lío:

  • Cuando Star Wars se convirtió en un éxito, George Lucas tenía claro que la siguiente película se haría a su manera, ya que tras todos los problemas que tuvo con la primera, quería mantener un control estricto de su visión creativa: «Esperaba más de La guerra de las galaxias de lo que era humanamente posible —se lamentó—. Tenía un sueño, y era solo una sombra de [ese] sueño».
  • Lucas, cansado de que muchas personas se estuvieran embolsando un gran dinero a su costa, decidió que financiaría el mismo la secuela con las ganancia de Star Wars. Como diría Spielberg: «Si eres un ejecutivo y haces tratos con George Lucas, enseguida te das cuenta de que ya no estás en el negocio de la Twentieth Century Fox sino en el de George Lucas, y este tendrá la última palabra».
  • Poco después Lucas fundaría una empresa con el único objetivo de supervisar todo el proceso de producción y financiación de la futura secuela, The Chapter II Company. Como veis, no fue muy discreto con el nombre.
  • Finalmente la secuela se financiaría gracias a las ganancias obtenidas por todo el merchandising y, en concreto, con los juguetes y objetos relacionados con la primera película. «Tengo especial debilidad por los juegos y los juguetes; será que aún no me he hecho mayor. Todo ello formaba parte de la película, la intención de lanzar juguetes en los supermercados y de crear libros y demás». En 1978 se vendieron cuarenta millones de figuras coleccionables relacionadas con la película.
  • Lucas fundó otra compañía dentro de Lucasfilm a la que llamó Black Falcon, por la serie Blackhawk, para supervisar toda la comercialización de juguetes.
Gary Kurtz y George Lucas.
  • En su contrato para la secuela se aseguró de que que continuaría compartiendo a medias los beneficios del merchandising con la Fox hasta el 1 de julio de 1978, fecha en que Black Falcon pasaría a recibir el 80 por ciento, y la Fox, el 20. Como os imaginaréis, esto no le siento nada bien a la Fox.
  • En una entrevista a Rolling Stone en otoño de 1977 Lucas declaro que «Star Wars es en un 25 por ciento lo que me hubiera gustado que fuera. Creo que las secuelas serán muchísimo mejores».
  • Ese mismo año, 1977, Lucas y Kurtz anunciaron que ya estaban desarrollando la «secuela novelada y si la historia funciona, estamos considerando seriamente hacer una segunda película». La secuela novelada a la que se refieren es en realidad El ojo de la mente, escrita por Alan Dean Foster, novela que contiene bastantes curiosidades y contradicciones con el canon que aún estaba por crearse.
  • En julio de 1977 aún no había mucho material para la película, pese a que Alan Ladd Jr, el productor de la Fox, insistía en ello. Pese a todo, Lucas se encargó de pasar a máquina varias de las ideas que tenía en mente. Finalmente rellenó nueve páginas con el título El Imperio contraataca.
  • Aunque se piensa lo contrario, tras Star Wars, Lucas leyó el libro de Joseph Campbell sobre mitología comparativa, El héroe de las mil caras, lo que le convenció de trazar el heroico viaje de Luke de un modo más reflexivo. «Sugiere que hay una vida buena y gratificante al alcance de uno, a pesar de la adversidad, pero solo si no se escabulle de las luchas peligrosas, sin las cuales nunca se alcanza una verdadera identidad». Esto, entre otros detalles, se encontraba en las notas de esas nueve páginas. Aquí estaba la estructura de la próxima película.
  • En este primer tratamiento Lucas ya tenía esbozadas algunas ideas que aguantarían hasta la filmación. Por ejemplo, Han se encontraría con un jugador del pasado. Este lo invitaría a cenar junto con Leia y Chewie, «y entran en la habitación y allí está Vader».
Una de tantas escenas que quedó entre bastidores.
  • Entre las notas, también tenía claro que Luke estudiaría la Fuerza con un viejo maestro Jedi, tendría una larga lucha con Vader y acabaría colgando de una ciudad que flota en el cielo.
  • Otro aspecto importante consistía en escenificar el triángulo Luke-Leia-Han, así como una secuencia en la que C-3PO era destruido.
  • Lucas también tenía muy claro ya en este boceto que Luke tendría una hermana gemela, aunque en esa temprana fase no tenía claro si era Leia. Es posible que ella se encontrase en el otro extremo de la galaxia y Luke se iba a buscarla al final (¿os suena algo similar que haya ocurrido esto en El Despertar de la Fuerza?).
  • Un detalle muy peculiar es que aún no había decidido cuál sería el camino de Han Solo. El bueno de Harrison Ford aún no se había comprometido a hacer la trilogía y Lucas estaba pensando en un cierre para su personaje haciendo que emprendiese una misión en la que debía buscar a un financiero poderoso para costear la rebelión. Un financiero que, quizás, fuese su padre.
Aquí Solo, Han Solo.
  • El otro lado de la balanza, Darth Vader, aún no estaba muy claro tampoco. Lucas aún no tenía claro quién debía de ser en realidad. Sin embargo sí que tenía decidido que debía de ser quién confundiese a Luke para atraerlo al Lado Oscuro (su redención no estaba aún contemplada en este momento).
  • El último aspecto relevante era un tal Minch Yoda. Al parecer, se trataba de un pequeño y anciano maestro Jedi que podría ser «el que adiestró a Ben [Kenobi]».
  • Pese a este primer tratamiento, Lucas tenía claro que no iba a pasar nuevamente por el calvario de escribir un guión. Odiaba esta parte con todas sus fuerzas (recordad que lo que realmente le entusiasmaba era el montaje). Por lo que iba a delegar esta labor sí o sí en alguien.
  • A finales de noviembre de 1977 se puso en contacto con Leigh Brackett. Se trataba de una autora de ciencia ficción que había escrito novelas pulp (justo el tipo de novelas que a Lucas le entusiasmaban) y participado en los guiones de Al borde del abismo, ¡Hatari! y Río Lobo, películas que adoraba. El 2 de diciembre Brackett se marchó con las notas de Lucas para escribir el primer borrador tras haber añadido algunos detalles más al argumento.
El primer borrador del guión realizado por Leigh Brackett.
  • Por estas fechas, McQuarrie ya estaba trabajando en una nueva serie de bocetos que incluían un castillo de Vader en un planeta volcánico.
El palacio de Vader en Mustafar. Por suerte, estos conceptos se recuperaría más adelante.
  • ¿Cómo conoció al que se convertiría en el director final de El Imperio Contraataca? Para empezar, esta tarea recayó en manos de Kurtz, aunque Lucas en principio planeó ir dejando las secuelas para sus amigos más personales como Spielberg, finalmente se buscaron otros candidatos. Kurtz decidió, tras estudiar a varios, que el único que se entrevistaría con Lucas sería un tal Irvin Kershner, director de Los ojos de Laura Mars, con una trayectoria aún corta y exprofesor de la USC (Universidad del Sur de California).
  • Curiosamente Kershner fue muy fan de los cortos experimentales de Lucas en su época de la USC, y el mero hecho de pertenecer a ese círculo ya le granjeó sus simpatías. Lucas estaba interesando en «alguien que tuviera amplia experiencia en el cine y le gustara tratar con personas y personajes», es decir, alguien que no fuese como él, especialmente en el último aspecto. Irvin Kershner, que tenía mucha una gran intuición entender cómo eran las personas a nivel psicológico, enseguida supo que era la oportunidad de su vida pero también que debería marcar bien los límites. Para ello, le hizo prometer a Lucas que este no se inmiscuiría en su trabajo. SPOILER: no cumplió. A Kasdan le maravillaba como se inmiscuía sutilmente «intentando guiar [a todos] para que hicieran exactamente lo que [él] quería», y siendo «muy bueno, gracioso y encantador a su manera».
Vader también tuvo tiempo de firmar autógrafos.
  • El primer borrador de la película, a cargo de Leigh Brackett, estuvo listo el 21 de febrero de 1978. A Lucas no le gustó el guión. Algunos aspectos que se han podido rescatar nos han ayudado a saber que los personajes discutían bastante entre sí (especialmente Han a Luke), Vader llamaba a un subordinado como «idiota incompetente» o Ben exhortaba a Luke a hacer un voto «por la causa de la libertad y la justicia». Lucas se pasó gran parte de la revisión del guión escribiendo un gran «NO» en todas las partes que no le convencían. Por desgracia, no pudo reunirse con Brackett para corregirlo ya que esta se encontraba en el hospital y poco después moriría de cáncer.
  • Este hecho, aparte de dejarlo muy tocado psicológicamente, le obligó a sentarse durante sus vacaciones tras Star Wars y ponerse con el guión. Al parecer lo terminó en apenas tres semanas, en un proceso que «casi disfrutó», según el mismo admitiría. Básicamente lo que hizo fue cortar todo aquello que no le gustó del guión de Brackett, cambiar el orden de algunas situaciones, crear nuevos personajes y mejorar los diálogos de uno de los personajes en el que más le interesaba indagar, Darth Vader. Fue en este momento donde se eliminó también toda la parte concerniente al castillo de Vader en un planeta volcánico. Por suerte, ya sabemos que esta idea se retomaría más tarde y que se representaría tal cuál en Rogue One.
  • Vamos a lo realmente relevante. Sabemos que en la página 128, justo en el enfrentamiento de Luke y Vader que ya tenemos en nuestro imaginario colectivo, este último ya tenía el famoso: «Soy tu padre». Sin embargo, en posteriores guiones y copias se eliminó para mantener el secreto hasta el final.
  • Fue precisamente en este guión donde también se introdujo al personaje que se convertiría en el favorito de gran parte del fandom: Boba Fett. Clint Eastwood, y sus famosos papeles de forajido o personaje misterioso, fue la principal de referencia de Lucas al crearlo. Eso y que necesitaba un personaje importante que se pudiera comercializar para el especial navideño que se había comprometido a hacer para la CBS. Tenía cuatro frases cortas en el guión.
  • Una vez hecho el guión y la parte estructural más importante, seguía teniendo un problema, y es que no tenía aún un guionista. En una comida, cuando Lawrence Kasdan, encargado del guión de cierta película llamada En busca del arca perdida, le preguntó si quería echarle un vistazo y reescribirlo adecuadamente. Kasdan le comentó que lo mismo era mejor que le echase antes un vistazo al guión que le acababa de entregar. Lucas contestó con un lacónico: «Bueno, si me horroriza mañana retiraré la oferta».
  • El presupuesto inicial de la película fue de más de quince millones de dólares, mucho más de lo que Lucas había ganado con Star Wars. Tocaba tirar del merchandising nuevamente.
  • El conocido Rancho Skywalker, lugar mítico y desde el que Lucas centraría sus futuras operaciones y proyectos, fue adquirido precisamente en esta etapa en pleno 1978.
  • En verano de 1978 Kasdan terminó la siguiente revisión del guión de la película. Constaba de unas 25 páginas. Kasdan se dio cuenta de cómo era el peculiar método de revisión de Lucas: «En realidad George funciona de tal modo que nunca dice lo que le gusta, solo lo que no le gusta. Premiaba con su silencio». La cuestión que más quebraderos de cabeza llevó fue Yoda y su caracterización final. «Hagámoslo pequeño. Que recuerde un poco a una rana» fue la idea principal de Lucas. Esto volvió loco a su equipo de rodaje ya que no tenían ni idea de cómo hacer un personaje tan importante de este modo. Llegaron incluso a considerar la opción de utilizar un mono con un disfraz y una máscara (idea que, en cierto modo, se utilizó para caracterizar al Emperador). Esto se descartó rápidamente pero a Lucas se le ocurrió contar con Jim Henson, famoso por The Muppet Show y conocido por ser un auténtico artista en el uso y control de marionetas.
Una de las primeras versiones de Yoda. Gracias sean dadas al Hacedor.
  • Cuando comenzó el verdadero inicio de la película, con la producción en marcha, Lucas se dio cuenta de que estaba invirtiendo todo el capital que tenía y este empezó a acortarse rápidamente.
  • Fue en esta etapa cuando se emitió finalmente El especial navideño de La guerra de las galaxias, el 17 de noviembre de 1978. Fue un fracaso absoluto en todos los sentidos. También fue la primera vez que Lucas delegaba el trabajo en otras manos, lo que le convenció para no volver a hacerlo nuevamente ya que le pareció una auténtica parodia. El motivo por el que Lucas lo delegó fue precisamente por encontrarse totalmente enfocado en El Imperio.
Esto sí que eran spin offs (nótese la ironía).
  • El proceso de producción seguía consumiendo dinero y ya manejaban un presupuesto de veintiún millones de dólares. Lucas se vio obligado a prestar su propio dinero a la compañía para poder pedir un crédito bancario. En su obsesión por la independencia, Lucas aprovechó para declarar que «era la oportunidad perfecta para independizarme del sistema de Hollywood».
  • Para colmo de males, algunos de los actores como Ford exigieron un importante aumento de sueldo si querían seguir contando con sus servicios.
  • El guión seguía siendo flojo y Lucas, haciendo oídos sordos a la promesa que hizo a Kasdan, no dejaba de inmiscuirse en todo el proceso, dirigiendo secuencias y montajes.
  • Lucas tenía también otro caballo de batalla, y es que prácticamente le habían obligado a hacer la secuela de la película que lo puso en la palestra del éxito, Américan Graffiti, ya que el estudio le amenazó con dársela a otro guionista. More American Graffiti salió en 1979 y fue un fracaso absoluto. «En realidad no sabemos si El Imperio correrá la misma suerte que More American Graffiti. […] Si también era [un fracaso], lo perdería todo», comentó Lucas.
  • Mientras tanto, la película se encontraba en un proceso delicado ya que el guión seguía siendo un desastre por mucho que Kasdan lo corrigiera. «Había partes del guion que, cuando las leía, me hacían decir: “No puedo creer que George haya escrito esto. Es malísimo». Por otra parte, tanto Lucas como Kasdan acordaron que debía aparecer el nombre de Brackett por respeto a su trabajo.
  • El rodaje comenzó finalmente en marzo de 1979, en una localización de Noruega. Justo ese día les cogió una espectacular ventisca acompañada de nieve que hizo que fuera imposible rodar en condiciones. No obstante, Kasdan aprovechó para rodar alguna secuencia en la que Hamill aparecía tambaleándose por la nieve. A ver si eres capaz de localizarla cuando veas la película.
Por si lo de Túnez no fue una experiencia suficientemente estresante, nos vamos a la otra cara de la moneda.
  • El plató aún estaba a medio construir en esta etapa y, para colmo, uno de los platós había sido presa de un incendio.
Yo tendría la misma cara si estuviese en lugar de Kershner.
  • Entre todas las circunstancias no previstas, tanto internas como externas (la libra británica y su aumento de valor hizo que los costes aumentasen), el presupuesto pasó de los dieciocho millones a veinticinco.
  • Para mayor inri, el ritmo de la producción era muy inferior al que Lucas preveía, en especial con respecto a la tecnología que necesitaban para hacer realidad determinadas escenas como la parte en la que el Halcón Milenario huía de Vader a través del campo de asterioides. Una de las escenas más impresionantes a día de hoy pero que supuso que IL&M tuviera que construir incluso una impresora óptica.
Industrial Light & Magic haciendo posible lo imposible.

  • Por otra parte, el rodaje también iba muy lento por lo concienzudo que era Kershner a la hora de trabajar con los actores. No es casualidad que se trate de una de las mejores películas en ese sentido. Curiosamente tanto el director como Marcia, la esposa de Lucas, pensaba que «las películas podían soportar más personajes y complejidad. George, en cambio, creía que debían ser simples en otro sentido. Era una importante diferencia filosófica. Para mí, no era un asunto personal. Tenía la sensación de que era su película y que trabajaba para él».
La magia de ver más allá del ojo de la cámara.
  • Por si todo esto fuera poco, el único valedor de Lucas entre los ejecutivos de la Fox, Alan Ladd, dimitió por sus diferencias con el resto de ejecutivos. Todo ello hizo que los contratos se tuviesen que revisar para asegurarse de que todo se cumplía a la perfección y no había ningún resquicio legal.
  • Durante el rodaje murió el director de la segunda unidad, John Barry, lo que hizo que tuviese que ser sustituido por el propio Gary Kurtz.
Gary Kurtz también tuvo la oportunidad de dirigir algunas escenas.

  • El Bank of America, al observar como el presupuesto no dejaba de ampliarse, amenazó a Lucas con retirar el crédito y dar por terminado el trato. Esto hizo estallar a Lucas que culpó a Kurtz por permitir que Kershner tuviese un ritmo tan lento. Al final Lucas se obligó a contar con la Fox para lograr un nuevo aval, aunque se las apañó para que Lucasfilm quedase como el garante final de todo el préstamo. Esto le daba independencia pero si la película no funcionaba, todo se iría al garete. Fue finalmente esto lo que hizo que Lucas se personaje en el rodaje para estar encima del director y después del montaje. «Tenía que estar allí todos los días y ayudar a Kershner, lo que implicaba mucho trabajo».
Kershner era conocido por ser un gran director de actores.

  • En cuanto al montaje, muchos rollos de película se estropearon durante el relevado, mientras que otros no llegaban en las condiciones suficientes para poder ser utilizados. Esto hizo que muchas de las escenas tuviesen que ser descartadas.
  • Las escenas más importantes en cuanto a la complejidad eran las de Yoda, ya que estaban en manos de IL&M y Henson. Lucas simpatizaba mucho con Henson ya que ambos valoraban su independencia por encima de todas las cosas, por lo que sabía que era un proyecto también muy importante para él. Precisamente por este motivo le sorprendió tanto que dejase la labor de manejo de la marioneta en su compañero Frank Oz. Este se había enamorado del personaje durante todo el proceso hasta el punto de darle su propio contexto y personalidad, con ese sentido del humor que tanto nos chocó cuando lo vimos por primera vez. Lucas no tenía tan claro si darle un papel tan importante ya que, si no funcionaba, la película tampoco lo haría. Cuando comenzó el rodaje, y viendo toda la capacidad de Oz, no tuvo dudas. Funcionaría. Y funcionó tan bien que en muchas ocasiones el propio director le daba las directrices directamente a la marioneta sin darse cuenta. Tan bueno fue el trabajo de Oz y su interpretación que también se encargó del doblaje de Yoda, pese a las reticencias iniciales de Lucas.
Yoda fue el experimento más osado de la película. Por suerte, funcionó.

  • La vuelta de Alec Guinness en su papel como mentor también era importante, y de eso se encargó el propio Lucas en una comida tras una suculenta oferta económica.
  • Lucas seguía molesto con Kurtz, así que en este punto decidió que no contaría con él para lo que quedaba de proyecto, dejándolo en manos de Howard Kazanjian, productor de More American Graffiti. La excusa que puso es que tenía que terminar la película sí o sí y eso era lo único que le importaba.
  • Con todo esto, el rodaje de la película finalizó el 24 de septiembre de 1979. De aquí pasaría al proceso de montaje de manos de Paul Hirsch. Aquí también tenemos algunos problemas importantes, y es que a Lucas no le gustó el primer montaje de Hirsch porque consideraba que le faltaba ritmo así que lo rehízo con un ritmo más rápido y acorde a su opinión. Según Kershner, Hirsch y Kurtz el resultado era un absoluto desastre, ya que las escenas no se entendían bien y los argumentos tampoco. Finalmente, tras mucha pelea con Lucas, lo convencieron de que era mejor el ritmo original.
Sonrisas y lágrimas.
  • El doblaje de Darth Vader fue otro de los puntos clave de la película, ya que Lucas, Hamill y Kershner eran los únicos que conocían el famoso «No. Yo soy tu padre». James Earl Jones fue contratado nuevamente para sustituir a Dave Prowse, que originalmente dijo la frase «Obi-Wan mató a tu padre». Como ya sabéis todos los que hayáis visto el documental I Am Your Father, no se enteró del cambio hasta que vio la película. Earl Jones siempre consideró que Vader mentía.
Hamill vs Prowse.
  • El número de efectos especiales necesarios para la película hizo que Lucas tuviera que invetir en un Apple para poder cargar y localizar todos los fotogramas ya que los bibliotecarios de cine no podían abarcar tanto. Fue en este momento cuando Lucas empezó a fantasear con la idea de que los ordenadores podrían suponer una herramienta excepcionar para las películas que tendrán que venir en el futuro y, especialmente, para el proceso de montaje. Sería un proyecto al que dedicaría espacio en su Rancho Skywalker a través del departamento de informática que aún no estaba siquiera construido. Lucas contrataría a Ed Camull, que dirigía el Instituto de Tecnología de Nueva York, que a su vez atrajo a otros de sus conocidos, para trabajar en un sistema de montaje digital y, en un futuro, en películas totalmente digitales. Esta fue la semilla de la futura Pixar.
¿Quién no querría uno de estos en su casa?
  • Finalmente, El Imperio contraataca se estrenó un miércoles 21 de mayo de 1980. Fue precisamente en este momento cuando se añadió en el famoso texto de inicio aquello de «Episodio V», lo que generó muchísimo debate. Gary Kurtz declararía unos años después que «no era cierto. Había muchos fragmentos sueltos que eran ideas razonablemente buenas y que acabaron en el borrador final [de Star Wars]», pero «no había suficiente material para hacer otras películas».
Podemos decir que aquí nació la «alerta Spoilers».
  • Las primeras críticas de la película fueron bastante tibias e incluso malas: «la película actual es igual de lograda y técnicamente perfecta [que Star Wars], pero rara vez tan despreocupada y divertida» (New York Times). «No hay estructura argumental ni estudio de personajes, menos aún desarrollo. Tampoco hay ningún mensaje filosófico o emocional» (Washintong Post). Incluso cierto sector del fandom tuvo sus problemas con la película: «Sé que querían dejar cosas en el aire para rematarlas en las secuelas, pero han dejado demasiadas. Por ejemplo, el problema de Han Solo. La película no debería haber terminado hasta que Boba Fett o Jabba le matasen o Lando Calrissian y Chewbacca le rescatasen, preferiblemente esto último. Además, no nos cuentan el desenlace de Bespin. ¿Fue tomada por las tropas de Lando, las tropas Imperiales o destruida por Darth Vader?»
  • En menos de cinco semanas la película ya había recaudado 64 millones. En septiembre 160 millones. Al término de 1980, 210 millones, la película con más ingresos de todo el año y la tercera más taquillera de todos los tiempos.

Y por aquí lo dejamos por hoy. Si te ha gustado, no dudes en escuchar nuestro podcast en el que podrás encontrar mucha más información, entrevistas, detalles y exclusivas que ampliarán aún más tu concepción de la saga en general y de esta película en particular. Si os parece, volveremos en el futuro con más curiosidades del resto de películas.

«Hazlo o no lo hagas. Pero no lo intentes». 


Fuente: Jay Jones, B. (2017). George Lucas: Una Vida (Reservoir Narrativa). Barcelona, Penguin Random House Grupo Editorial.


3 Comments

  1. Una aclaración(no un reproche) cuando se dice «No pudo corregirlo con Brackett ya que este se encontraba en el hospital»,lo correcto sería «esta se encontraba»
    Leigh Brackett no era un hombre,era una mujer,una de las guionistas mas respetadas del Hollywood clásico y colaboradora del mítico Howard Hawks(Hatari por ejemplo o Rio lobo que se han nombrado o la gran obra Rio Bravo o El Sueño Eterno o El Dorado o mas películas con Howard Hawks) y por supuesto Lucas la adoraba aunque finalmente le puso muchas pegas a su guión como se señala.

    • Muchísimas gracias por el aviso. Ya está corregido y totalmente de acuerdo, Brackett era uno de los grandes nombres del momento y por eso Lucas consideró que era la persona idónea para pulir el primer boceto que había ideado. Finalmente no le gustó el tratamiento que hizo de muchos de los personajes y situaciones y optó por cambiar varias cosas pero cuando se puso en contacto con ella para modificar partes del guión ya se encontraba en el hospital. Su fallecimiento supuso un gran golpe para todos, por ese motivo optaron por dejar su nombre en los créditos finales.

      ¡Un saludo y gracias por leernos!

Desde este Blog se han detectado transmisiones de Real Fans de Star Wars. Recuerda ser respetuoso y no escribir spoilers. Que la Fuerza te Acompañe.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.